Llega la Hot List de editoriales independientes a Fedro

A partir de hoy estarán en exhibición los 20 libros más atractivos de las editoriales independientes argentinas agrupadas en Edinar.

Bienvenidos!

Les dejamos la nota que salió al respecto hoy en Página/12

Abrirse paso en la jungla

En un mercado saturado de novedades, los pequeños y medianos editores aúnan esfuerzos para que sus libros tengan mejor visibilidad en las estanterías: hoy, en Eterna Cadencia, se da a conocer la primera lista de lanzamientos independientes.

La mirada no los puede abarcar ni por asomo. El lector se queda “fuera de foco” ante la magnitud de una cifra apabullante. En el país se publican alrededor de 800 títulos por mes. El dato, aunque saludable, no deja de plantear algunos interrogantes: cómo orientarse en medio de esa inmensa marea. La misma incertidumbre se podría plantear, en otros términos, para los editores medianos y pequeños: cómo hacer que sus libros sean más visibles. Una respuesta es lo que propone Edinar (Alianza de Editores Independientes de la Argentina) con la Hot List, la lista de los veinte libros más atractivos editados –novelas, cuentos, poesía, arte, ciencia, literatura infantil, historia y ensayos acerca de distintos temas– que presentarán hoy a las 19 en la librería Eterna Cadencia (Honduras 5574) el periodista Pedro B. Rey, el librero Ecequiel Leder Kremer y la editora Gabriela Tenner. Los veinte títulos de la Hot List se exhibirán entre el 2 y el 15 de agosto en las mejores mesas y estanterías de las librerías Antígona, la Boutique del Libro de San Isidro, Fedro, Hernández, Libros del Pasaje, Prometeo y Eterna Cadencia.

“La unión hace la fuerza”, subraya Tenner, de Lenguaje Claro, editorial que participa de esta iniciativa con uno de sus libros, Argentina en el siglo XX, compilado por David Rock. La Hot List de los editores independientes –materialmente una postal con las tapas e información sobre 20 títulos elegidos como los más destacados por cada uno de los editores– tiene los componentes precisos para un proyecto a medida: simplicidad, impacto, economía, adaptabilidad, atractivo y capacidad de replicación, porque ya están desarrollando la Hot List 2 con vistas a Frankfurt 2010. “Cualquier lector agradece que le faciliten una selección de posibilidades de lectura que escape a las obviedades, en cuanto a autores y contenidos, que se ofrecen desde las listas de los más vendidos y, muchas veces, desde las vidrieras de algunas librerías”, explica Tenner. “Y si a la variedad y originalidad se suma la calidad, el banquete está servido.” En esta oportunidad, el menú está compuesto por veinte obras como La Virgen Cabeza, de Gabriela Cabezón Cámara (Eterna Cadencia); Con la cabeza en las nubes, de Diego Bianki (Pequeño Editor); Teoría del complot, de Ricardo Piglia (Mate); Rimas, de Dante Alighieri (Winograd); ¿Quién mató a Molly Blum?, de Ana María Sandoval (El 8vo Loco); El detective Intríngulis y el robo de la “Mona Luisa”, de Amaicha Depino y Carla Baredes (Iamiqué); Cuba libre. Vivir y escribir en La Habana, de Yoani Sánchez (Marea), y El estado burocrático autoritario, de Guillermo O’Donnell (Prometeo), entre otras.

“Las pequeñas editoriales dependen más de las librerías para su contacto con el público que las grandes”, dice Leder Kremer de la librería Hernández. “Para los independientes es esencial contar con el apoyo del canal librero, pero creo que convendría aclarar que ser pequeño, bibliodiverso e independiente no significa necesariamente lo mismo, y que ninguna de esas cualidades es por sí misma virtuosa.” Como librero, Leder Kremer se relaciona tanto con las grandes editoriales multinacionales como con las pequeñas. “Es muy importante para un país contar con un grupo de editores comprometidos e inmersos en lo local. Porque tienen, desde su realidad artesanal y profesional y su relación de cercanía, otro oído para detectar los latidos muchas veces tenues de la escritura que nace y merece darse a conocer. Se trata de la antítesis del concepto industrialista que caracteriza la desmesurada producción de libros en los grandes grupos, de donde aún así provienen una buena parte de los títulos que calzarían con comodidad en cualquier catálogo de calidad que merezca ser conservado y mantenido en el tiempo”, pondera el librero.

“Tan importante es lo que se edita como lo que se hace con aquello que se edita”, advierte Leder Kremer. “Cuando un autor concluye con esfuerzo y meses de trabajo un nuevo texto, será tarea de su editor acompañarlo en el proceso de edición, cuidar la imprenta, distribuirlo, posicionarlo en las librerías y mantenerlo disponible en su catálogo cuando ya no sea una ‘novedad’, resguardándolo de la guadaña de la ‘curva de obsolescencia’ que azota los depósitos de las grandes editoriales devastando sus catálogos. Esta tarea vale la pena porque el texto de calidad a veces no es exitoso, pero siempre es necesario. Y entonces debemos apoyarlos, reforzar su presencia en el canal librero, porque los indies son más débiles económicamente y compiten con empresas infinitamente más grandes.” Tenner plantea que para las editoriales es clave no sólo que se conozca rápida y ampliamente su producción, sino también que esos libros estén al alcance de la mano de los potenciales lectores. “Se es editor una vez que se combinan y entran en funcionamiento varias cuestiones al mismo tiempo, entre ellas un catálogo consistente, un producto profesional, difusión adecuada y mejor distribución”, precisa la editora. “En la Argentina, para un editor pequeño e independiente, cada una de esas cuestiones es un Aconcagua por escalar, no sólo por la propia capacidad que debe poner en juego, sino por los recursos de distinto tipo que se necesitan y por los factores y actores con los que debe interactuar, muchas veces en una relación David sin gomera versus Goliat lindo y exitoso.”

Leder Kremer recuerda que no todas las editoriales independientes pondrán sus libros sobre la mesa de las librerías que apoyan la Hotlist. “Argentina sigue siendo una plaza editorial de excelencia con muchos y muy buenos editores, y es difícil poner a tanta gente de acuerdo y compatibilizar catálogos; algo en lo que deberán fijarse a futuro los organizadores del proyecto. Sin embargo, valdrá la pena ver qué nos recomiendan estos excelentes editores que se animan en tiempos de tanto individualismo a una acción conjunta y solidaria.” Para Tenner, los libreros son conscientes de que al sumarse a la propuesta facilitan el contacto directo con los lectores. “Es emocionante el impulso conjunto y estoy segura de que esto tendrá un efecto multiplicador muy saludable para todos”, augura la editora. “Las editoriales independientes se fortalecen con la aparición de cada libro que era necesario publicar y que sólo ellas se animaron a hacerlo. Pero la edición independiente tampoco es un apostolado, y su subsistencia y desarrollo también requieren políticas públicas a largo plazo, activas e inteligentes.” Leder Kremer cree que el oficio de librero se celebra con buenos libros. “Nuestra tarea será acompañar, apoyando y destacando este catálogo de calidad, hacerle un espacio en la vorágine de los 800 títulos nuevos por mes para que el público pueda encontrarlos y seguir confirmando este saludable síntoma que dice que en este país bibliográficamente rico los libros que más venden no son precisamente los más vendidos.”

Anuncios

29 julio, 2010 at 2:58 pm 1 comentario

Inauguración en Fedro: Nena Mala de Laura Nieves

¡Inauguración!

Sábado 24 de Julio

19 horas

en Fedro

Carlos Calvo 578 – esq. Perú – San Telmo

launieves.blogspot.com

Coordina: Juan Pablo García

fedroarte@gmail.com

¡Los esperamos!

23 julio, 2010 at 8:32 pm Deja un comentario

Libro del día: El caso Kurilov – Nemirovsky

El Caso Kurilov es uno de los primeros libros de la escritora Iréne Nemirovsky.
Acaba de ser publicado por la editorial Salamandra y J.M. Coetzee comentó: “La
progresiva humanización de un asesino (…) está plasmada con maestría”.
En un café de Niza, conversan Iván Baránov, un antiguo miembro de las fuerzas de
seguridad del zar, y León M., un curtido revolucionario bolchevique. En 1903, León M. recibe el encargo de ejecutar
a Valerian Alexándrovich Kurílov, ministro de Instrucción Pública del zar Nicolás II. Con este atentado, los líderes del Partido esperan destruir al régimen imperial.
Tanto Iván Baránov como León M. estuvieron implicados en el caso Kurilov pero León M. se niega a revelar su identidad y a detallar cómo fue su participación.
El lector lo podrá descubrir poco a poco, con un poco de astucia y paciencia.
La autora tiene un estilo complejo y, quizás, las primeras partes no sean tan ágiles como el resto del libro, pero los capítulos cortos permiten una lectura concentrada y amena. Mientras el joven León M. se inmiscuye con una identidad secreta en la casa de Kurílov, a su servicio, como médico el lector empieza a conocer la vida de este hombre conocido y temido en todo el mundo por su crueldad. La violencia con la que actúa bajo las órdenes del zar lo hacen ser odiado por todos. Es un ser desagradable para los que están fuera de su intimidad pero enfermo y, en su casa, se comporta de otra manera.
Ama a su mujer como a nadie, sufre como cualquier humano. Se dice que tiene cáncer pero por su alto rango ningún médico se atreve a operarlo.
Kurílov pasa sus noches lleno de dolor y casi imposibilitado, mientras el joven conspirador le lee y trata de hacer más amena su vida. Kurílov tiene los días contados por su enfermedad pero no se resigna y sigue siempre haciendo uso de su poder. Lo que maravilla es su lealtad al zar. Es capaz de llevar a cabo el acto más extremo si es en pos de sus ideales políticos o los del zar. A medida que la realidad se impone, tan fánatico como su enemigo, León M. entabla una relación íntima que pone a prueba su ardor revolucionario. Para saber que sucede, hay que pasar por Fedro y conseguir el libro.
Pues no creo que los fervientes lectores quieran que siga contando de que se trata esta maravillosa novela.
La autora nació en Kiev, en 1903 pero cuando se desató la revolución bolchevique debió emigrar a París junto a su familia. Escribió su primera novela, David Golder en 1929 pero se hizo famosa en el 2004 cuando vió la luz, la Suite Francesa que se desencadenó un gran éxito editorial, del que no pudo disfrutar. Su carrera no floreció cuando ella estaba viva. Fue deportada a los campos de Auschwitz y murió en 1942.
Sus hijas conservaron una maleta con sus manuscritos y, con el tiempo, empezaron a publicarse.

Antonela De Alva

6 julio, 2010 at 5:26 pm Deja un comentario

Libro del día: Segundo manifiesto por la filosofía – Alain Badiou

Defensa de las verdades eternas

Por Gustavo Santiago

Fuente: Adn Cultura 26-06-2010

Quizá no sea demasiado arriesgado sostener que Alain Badiou (Rabat, 1937) ha construido la filosofía más sólida de la segunda mitad del siglo XX y lo que va del XXI. En una época como la nuestra, en la que se elogia lo líquido, lo flexible, lo rizomático o lo fragmentario, se podrá cuestionar que la solidez sea una virtud. Pero difícilmente se pueda negar que el pensamiento de Badiou exhibe esa característica de un modo ejemplar. Sus textos se asemejan a bloques de construcción que se montan unos sobre otros sin dar lugar al más mínimo balanceo. A su vez, cada uno de ellos parte de firmes fundamentos desde los que se construye el camino hacia las conclusiones empleando argumentos de impecable rigor lógico. Los dos grandes pilares de esta construcción son El ser y el acontecimiento (1988) y Lógicas de los mundos (2006). Se trata de libros voluminosos, arduos, en los que abundan las demostraciones matemáticas y los términos específicos, a tal punto que ambos libros contienen un apéndice con un vocabulario destinado a facilitar la tarea del lector.

En torno de esos textos centrales, Badiou ha producido otros trabajos menores en los que se aplican algunas de sus tesis pero se evitan las complejas demostraciones. En esta categoría podemos incluir conferencias y artículos breves sobre cine, teatro, literatura, política. Pero, además, ha escrito dos “manifiestos” a modo de suplemento de sus obras principales. El objetivo es explicitado por su autor: “Dar una forma simple e inmediatamente movilizable a temas que la ´gran obra´ presenta en su forma acabada, formalizada, ejemplificada, minuciosa”. En la construcción arquitectónica de Badiou, los manifiestos operan como ventanas que favorecen la conexión con el mundo exterior. Manifiesto por la filosofía se publicó en 1989 (la traducción al español, de Nueva Visión, es de 1990); Segundo manifiesto por la filosofía acaba de aparecer en español.

Veinte años atrás, la filosofía parecía condenada a muerte. Badiou sentía en aquel momento la imperiosa necesidad de oponerse a la deconstrucción, el pensamiento débil, el pragmatismo estadounidense, y recuperar un lugar de privilegio para nociones desgastadas como la verdad, el ser, el sujeto. En el Manifiesto por la filosofía , la política, el arte, la ciencia y el amor aparecían como los ámbitos privilegiados para el surgimiento de acontecimientos portadores de verdades que pudieran ser consideradas universales aun cuando necesitaran de la fidelidad de los sujetos para transformar las situaciones dadas. A contracorriente del pensamiento dominante entonces, Badiou anunciaba la vigencia de la verdad universal y la vitalidad del sujeto.

Al referirse, en el Segundo manifiesto por la filosofía , a las diferencias entre aquel contexto y el actual, Badiou comenta que en uno de sus últimos encuentros con Derrida, éste le dijo “Hoy tenemos los mismos enemigos”. El peligro en este tiempo, para Badiou, es la proliferación de un pensamiento complaciente con el estado de cosas, en el que la presencia de la filosofía parece ampliarse pero que, en realidad, no hace más que diluirse. “La filosofía está en todos lados […]. Anima cafés y centros de puesta en forma y bienestar. Tiene sus revistas y sus gurúes”, pero corre el riesgo de perder todo su potencial revolucionario, transformador. En los años ochenta, el peligro para la filosofía era dejar de existir; hoy se encuentra “prostituida por una sobreexistencia vacía”. Al mismo tiempo, se ha producido una transformación a raíz de la cual la técnica mercantilizada parece desplazar a la ciencia; la administración cultural, al arte; la gestión, a la política; y la sexualidad, al amor. Lejos de amedrentarse por tal situación, Badiou avanza con su propuesta. Por ello en su último texto -tanto como en Lógicas de los mundos – postula no sólo la universalidad de las verdades, sino su eternidad: “Este segundo manifiesto resulta del hecho de que el momento actual, confuso y detestable, nos impone decir que hay verdades eternas en la política, en el arte, en las ciencias y en el amor”. La tarea de Badiou consiste en explicar cómo dichas verdades aparecen en un mundo.

Si se confrontan los dos “manifiestos”, se percibe rápidamente que la claridad imperante en el primero de ellos sólo se alcanza en muy pocas páginas del nuevo texto. Es cierto que, comparado con Lógicas de los mundos , resulta más ameno. Pero la estructura arquitectónica propia del pensamiento de Badiou hace que para leer el Segundo manifiesto por la filosofía sea imprescindible manejar conceptos expuestos en trabajos anteriores.

29 junio, 2010 at 10:30 am Deja un comentario

Libro del día: Jardín blanco de Laura Alcoba

Esas mujeres

Las voces de Evita, Ava Gardner y una tercera mujer anónima y silenciosa, convergen en Jardín blanco, novela de impecable técnica narrativa acerca del exilio.

Por Sebastian Basualdo

Fuente: Radar Libros 13-06-2010

Si es cierto que a la realidad le gustan las simetrías y los leves anacronismos, la cita de Borges condensa la dimensión narrativa planteada en Jardín blanco. La dimensión temporal tiende a diluirse al amalgamarse tres voces femeninas en torno de un tema central: el exilio.

Una de las voces es la de Eva Duarte, fallecida hace ya muchos años, y aun sin haber sido hallado su cuerpo embalsamado, observa y le habla en tono íntimo a Juan Domingo Perón, confinado en ese apático Madrid de comienzos de los ’60. “A Héctor, que hoy recibís, le explicás que seguís sin noticias del Generalísimo Franco. Creías que te iban a recibir como amigo, no te imaginabas por nada del mundo que la cosa iba a ser así. Pero no se puede decir que te traten como enemigo, ni siquiera como indeseable. Es peor: Franco te ignora.”

Las delicadas palabras de Evita llegan desde otro costado de la realidad y no hay posibilidad alguna de que se materialicen en la vida cotidiana de un Perón todavía confuso y expectante. “Hoy es como si el pueblo hubiera perdido un brazo o una pierna. La desaparición de ese cuerpo que yo había querido preservar es una amputación inicua, Cicotta, una mutilación perfectamente odiosa.” Y el espectro de Eva dialoga consigo misma: “Tu interlocutor guardaba silencio, visiblemente emocionado. El efecto de tus palabras te dio mucha seguridad. Tenías miedo de haber perdido la práctica. Cuántas veces me lo dijiste: No hay que decir demasiado, sino sugerir, Eva, siempre: en los silencios y en el misterio viven los sueños de la gente”.

La segunda voz que surge para cimentar la estructura de Jardín blanco es la de la bellísima actriz Ava Gardner. Sus días esplendorosos de Hollywood se terminaron y, recluida en el mismo edificio donde vive Perón en las afueras de Madrid, conversa con una muchacha mientras contempla fotografías y hace de la memoria un ejercicio que resulta rotundo como un desmoronamiento: “Ahí, en el álbum azul, están mis primeras fotos, las que fueron tomadas en la época en que aún no sabía que el cine me requería”, dirá Ava Gardner sentimentalmente frágil como una copa de vino mientras los recuerdos imponen su arbitrariedad en los inicios de su carrera, las películas filmadas, su relación con Frank Sinatra y Dominguín, siempre en el tono de quien reclama con firmeza un ajuste de cuentas. Las ínfulas de quien fuera en otro tiempo una estrella del cine apenas encuentran un eco cuando pide que cada mañana amanezcan flores blancas en el jardín del departamento. “Desde que estoy acá, vi llegar a nuestro jardincito aros, flores de lis y malvarrosas. Blancas, inevitablemente. Asistí asimismo a la instalación de mundillos contra la tapia del fondo. Justino me dijo ayer que pronto iban a florecer.” Pero para la estrella nunca es suficiente. “Entonces siempre trae plantas nuevas, muy blancas”, dirá Carmina, la muchacha con quien dialoga Ava Gardner y en quien recae la tercera perspectiva como personaje central de la novela a partir de las anotaciones que realiza en su cuaderno. Será con Carmina donde los silencios, como antes las palabras en Eva Duarte o Ava Gardner, asumirán una significación plena para que lo sugestivo se torne imposibilidad: la imposibilidad de confesarse algo a sí mismo.

Delicada y sutil en el abordaje de cada una de las voces que componen Jardín blanco, y con gran dominio de la técnica narrativa, la prosa de Laura Alcoba se afianza en esta segunda novela mientras logra con íntima distancia regresar a un tema ya trabajado por la autora en esa excelente primera obra titulada La casa de los conejos.

28 junio, 2010 at 10:30 am Deja un comentario

Libro del día: Lisboa de Leopoldo Brizuela

Fuente: Inrockuptibles / Libros 08-06-2010

Como una ópera, distribuida en actos y con picos de fatalidad y mesetas reflexivas, Lisboa. Un melodrama tiene un epicentro: una única y calidoscópica noche de 1942. En ese día, en plena Segunda Guerra, con Argentina y Portugal dirimiendo su neutralidad, Leopoldo Brizuela exponencia un universo repleto de matices, velocidades, voces y anécdotas entrañables fundadas en dos mitologías fronterizas: la del fado y la del tango. Además de reproducir a escala las tensiones de una Europa en crisis, descifra e inventa con total libertad rastros de una Argentina perdida, fantasmagorías de época y linajes aturdidos, con una precisión y una ambición que pocas novelas tienen, hoy en día, de este lado del Atlántico.

Los personajes de este melodrama que ya en las primeras páginas presenta la respiración de una novela decimonónica, con el correr de los capítulos se agregan y desdoblan entre el pasado y el presente. A la vez, ese celoso ritmo decimonónico por momentos pasa a ser clarividencia proustiana en su modo de abordar la experiencia amorosa que persigue a cada protagonista. En esa trama de afectos y tiempos, todos parecen reconstruir el misterio de sus propias vidas en circunstancias extremas y a la vez extraordinarias: la amenaza de la guerra. También desde el principio, con el personaje principal, Eduardo Cantilo, cónsul de la Argentina en Portugal, asoma una parte de ese conflicto con varios cabos unidos a un mismo núcleo. Por razones secretas que de a poco se revelan, Cantilo decide donar un cargamento entero de cereal a los refugiados y hambrientos que en Lisboa penan por una última esperanza, el barco que de un momento a otro zarpará antes de que Portugal entre en guerra: el Boa Esperanza. En el medio, protagonistas que naufragan y especulan en horas límite, una temporalidad ralentizada y concentrada, en la cual la intensidad exterior compite con la fragilidad interior. El secretario Ordoñez y su esposa Sofía, Oliverio, exiliado argentino y barman del Gondarem –cantina donde fado y aristocracia se acoplan–, De Sanctis y De Maeyer –especies de agentes secretos–, todos transitan una Lisboa apocalíptica en la que conviven, por ejemplo, servicios de inteligencia, una tropilla de huérfanos encerrados en un barco, refugiados que huyen del avance nazi, una condesa italiana en muletas, príncipes tardíos.

Esa noche de 1942, con el puerto en llamas, conspiraciones políticas en marcha y un atentando que jaquea a la delegación argentina, tiene además a varios espectros que refieren su historia como si, ante la inminente entrada en guerra, decidieran invertir las horas finales en un arriesgado exorcismo sentimental. Allí está Discépolo y Tania, ambos de paso después de una gira por España, el Maestro De Oliveira, varado en Lisboa durante años después de transmitirle todo a Gardel, la gran Amalia Rodríguez, joven e involuntariamente involucrada en intrigas políticas. La vida de cada uno de estos “hijos de la noche de Lisboa” de a poco irá comunicándose en el pasado y creando, sobre el presente milimétrico de la acción, una red compleja con infinidad de planos: un melodrama, en el mejor sentido; como el tango o el fado, un drama cantado que ilustra las aventuras y las penurias de la vida.

El centro del relato, sin embargo, nunca deja de ser el cónsul Cantilo, que con su gesto enigmático –la donación– se asoma, sin saberlo, a una cornisa. La historia escondida detrás de ese gesto se vuelve el núcleo íntimo de la novela, su segunda historia. Detrás de ese gesto grandioso en el que culpa e hipocresía se combinan, el drama amoroso se vuelve presagio, salvación intermitente y lo que todo melodrama insinúa: una tragedia misteriosa que interpela, en un mismo movimiento, el sentido de la vida y la fatalidad de la Historia.

Oliverio Coelho

23 junio, 2010 at 12:30 pm Deja un comentario

Libro del día: 200 años de poesía argentina

200 años de poesía argentina

Jorge Monteleone (comp.)

Editorial Alfaguara

975 pág.

La poesía que construyó la patria en dos siglos

“200 años de poesía argentina” echa una nueva luz sobre la historia de este género.

Por: Ezequiel Alemián

Fuente: Revista Ñ 18-06-2010

Desde que la Asamblea del año 13 declaró a la Marcha patriótica, el poema de Vicente Fidel López, como Himno Nacional argentino, la poesía viene dialogando intensamente con el Estado nacional.

Celebrando el Bicentenario, acaba de aparecer 200 años de poesía argentina, una antología monumental (más de mil páginas, más de 200 autores) que sigue la relación de los poemas no sólo con la Historia sino con otra gran cantidad de debates y preocupaciones que recorren los textos, dando forma a lo que Jorge Monteleone, responsable del libro, define como una “antología de antologías”.

200 años de poesía argentina se inscribe en la tradición de las grandes antologías de poesía local, como la Antología de poetas argentinos, de Juan de la Cruz Puig, hecha para el Centenario de 1910, y como la Antología de la poesía argentina de 1979, que hizo Raúl Gustavo Aguirre. Sin embargo, el libro de Monteleone, investigador especializado, presenta algunas innovaciones en la organización del material.

-¿Qué zonas de la poesía local no demasiado puestas en relieve destaca esta antología?
­
-Intento poner en un lugar central a Baldomero Fernández Moreno, para que recupere su huella histórica y deje de ser leído como un poeta sencillita, término peyorativo que le quedó pegado. Pongo más en el centro a Raúl González Tuñón; creo que no se lo leyó como se debería. También me importó destacar la irrupción de las poetas mujeres a partir de los ’80, la construcción de un sujeto poético nuevo que hacen, y que abrió el camino a dos generaciones de poetas más jóvenes. Y quise incorporar a los poetas del tango, en un gesto muy deliberado, porque creo que hay ahí formas de la poesía popular que dialogan con la poesía letrada.

-A propósito del Bicentenario, ¿qué relación hay entre la poesía y la idea del Estado?
­
-La poesía argentina forma parte de la constitución de la Nación desde su independencia.
Durante el siglo XIX, las vidas privada y pública del poeta estaban muy mezcladas, ya sea que se estuviese contra el Estado o a favor de su consolidación. A fines del XIX, el poeta se autonomiza, puede hablar en primera persona de un episodio íntimo. Ahí se desprende de su confluencia con el Estado. Después, las manifestaciones son múltiples: Borges en contra del Estado nacionalista del ’40, del que surgirá el peronismo, Leónidas Lamborghini en contra el Estado que derrocó a Perón, la poesía contra el Estado criminal de la dictadura, no referencial, como la de Diana Bellesi. Este año salió un libro de Mario Sampaolessi sobre Malvinas, la primera lectura conjunta de los elementos que tenemos en el imaginario sobre Malvinas.
Está incluido.

-La antología es que ha sido organizada según la idea de “constelación”. ¿Cómo es?
­
-Todos los poemas de un poeta forman una pequeña antología de su obra. A la vez, los poemas de un poeta se vinculan con los de otro, formando varias antologías dentro de la antología.

-¿Cuánto le llevó hacer el libro?
­
-Un año, con un equipo de trabajo, y a costa de un gran esfuerzo para conseguir los libros. La Argentina conspira contra una lectura ordenada de la poesía.
Las bibliotecas personales son más importantes que las públicas. Finalmente, el 90% de la antología está hecha con mis propios libros.

21 junio, 2010 at 5:28 pm 1 comentario

Entradas antiguas Entradas recientes


Nos encontrás en:

Carlos Calvo 578 / San Telmo

Contacto y pedidos:

Para hacernos un pedido podés escribir a libros@fedrosantelmo.com.ar - Sólo te solicitamos, además del mail, un número de teléfono al cual comunicarnos.

Nuestra librería

Fedro es la más completa librería de San Telmo: libros nuevos, narrativa, ensayo, poesía, infantiles, arte, cine, teatro, revistas, viajes, textos en inglés.


Fedro tiene un espacio de arte que se renueva permanentemente, una disquería con una excelente selección de CDs nacionales e importados y un living encantador que invita a quedarse a leer o a participar de sus clásicos ciclos de lectura.


Un simpático gatito y la atención personalizada de sus dueños hacen de Fedro una librería como las de antes.

Espacio de Arte

Nuestro espacio de Arte se nutre con obra contemporánea, cercana, innovadora.



Nos especializamos en fotografía, participando del Festival de la Luz en sus últimas ediciones. Apuntamos a una fotografía íntegra y ecléctica, valorando la calidad de la obra por sobre otras cuestiones.

Jueves de Poesia

El último jueves de cada mes a las 20 hs.

Entrada libre y gratuita

Desde el año 2006 llevamos adelante nuestro ciclo de poesía en Fedro. Un ciclo sostenido netamente en los textos, donde leen cuatro poetas, el último jueves de cada mes. Además de sus propios poemas, cada invitado trae un poema de otro autor que se lee a modo de cierre. El diálogo entre los textos propios y el del autor elegido se suma al modo en que conviven y dialogan los textos de los cuatro poetas que participan.


Florencia Walfisch y Ana Laferranderie

Archivo

Ciclo de Creadores

Segunda edición del Ciclo en el que la periodista Cristina Civale entrevista a personalidades de la Cultura. Nuestros invitados en 2008 fueron: el cineasta Daniel Burman, la actriz Cristina Banegas, el periodista Gustavo Sierra (editor del diario Clarín), el dramaturgo Alejandro Tantanián, la fotógrafa Adriana Lestido y el escritor Mempo Giardinelli.